Dara Diniz: "Dentro de poco vamos a tener a Brasil entre los mejores equipos del mundo"

En la antesala del clásico sudamericano por la segunda fecha de la main round de este campeonato del mundo España 2021, conversamos con Fabiana ‘Dara’ Diniz, ex jugadora y capitana de aquel memorable equipo brasileño campeón del mundo en Serbia 2013. El nivel de Brasil, el formato de 32 equipos, la evolución de Argentina y la ilusión de volver a ver a su selección entre los mejores del mundo.


Dara Diniz, Daniela Piedade y Duda Amorim posan con la camiseta que les regaló el equipo durante la fase de grupos en Castellón. Créditos: RFEBM - Á. Bermejo.

Quien siga a Dara Diniz en su cuenta de Instagram habrá notado la emoción con la cual siguió muy de cerca todos los partidos de su selección en las pistas de Castellón, junto con otras dos campeonas mundiales y figuras ilustres del handball brasileño y mundial como son Daniela Piedade y Eduarda Amorim. Si bien la ‘triple D’, como ellas mismas se bautizaron, quedó disuelta tras la primera ronda, la ex pivot sí se hizo presente en el Palacio de Deportes de Torrevieja para volver a alentar a su selección, ahora en la instancia de main round.


En la previa del clásico entre Brasil y Argentina, Playmaker | Women’s Handball conversó con Dara, que se encuentra viviendo en España hace seis meses “en definitivo, entre comillas” y que no quiso perderse la oportunidad de disfrutar de un campeonato del mundo cerca de casa.


Playmaker: Estuviste en Castellón durante la fase de grupos, ¿cómo viste al equipo? ¿Es la primera vez que lo ves desde afuera, en directo, desde tu retiro?


Dara Diniz: Sí, es la primera vez que lo veo en directo, por la tele sí que lo había vivido, los mundiales y los Juegos Olímpicos; pero esto diferente, se sufre mucho. Yo particularmente sufro un montón porque, no sé, estando dentro puedes hacer algo, pero desde afuera sólo animar y sufrir. Pero veo bien a esta selección, es una selección bastante joven. De hecho creo que tenemos sólo a Babi (Bárbara Arenhart) y a Ana Paula (Rodrígues) que siguen de mi generación, por decirlo de alguna manera, las demás son todas jóvenes. Pero veo mucho balonmano, veo jugadoras muy buenas y creo que podrían hacer algo bastante grande y eso anima (risas).


PM: Si vamos a ponerlo en palabras, ¿algo "bastante grande" sería acceder a cuartos de final?


DD: Hombre, sí, algo muy grande ya te digo que sería mejorar el puesto del último mundial, porque la verdad nos hemos quedado muy por debajo de lo que se espera de Brasil, de lo que puede dar Brasil; pero por N circunstancias, pero nos hemos quedado muy abajo. Hoy meterse entre los ocho para mí ya es algo grande, y es a partir de ahí donde hay que empezar a ver qué va a hacer Brasil en los próximos mundiales. Luego ya se verá cuál puede ser el cruce, que será un equipo grande porque entre los ocho sólo están los grandes. Aquí (en main round) imagino que la disputa del primer y segundo puesto será con España, aunque ojo Japón, ojo con Croacia; y antes de perder con Croacia te habría dicho “ojo con Argentina” (risas), pero al perder pues ya…Pero ahora juegan Brasil y Argentina y ya veremos qué pasa. Pero sería eso, meterse entre los ocho, y acudir a una semifinal no estaría mal (risas). No estaría nada mal para lo que tiene hoy Brasil, para las jugadoras que tiene y por lo que está demostrando; pero luego también hay un proceso y hay que pasar por eso, quizás sea pronto, pues sí, pero que están demostrando en pista que pueden hacerlo, también.


PM: ¿Cómo fue vivir el mundial, en Castellón, junto con Daniela Piedade y Duda Amorim, que se las vio como fans absolutas en las redes sociales?


DD: Fue hablar de recuerdos y más recuerdos, charlas y más charlas, risas a más no poder. Es que nosotras las brasileñas vivimos muy intensamente lo que es vestir la camiseta de la selección. Yo ya llevo desde Rio 2016 sin vestirla, pero me noto ahí, me veo jugadora, me veo dentro, ¿sabes? Y Duda que es la que ha dejado recientemente también; tenemos muchos recuerdos, somos una piña y vivirlo de fuera ha sido diferente, pero no malo. Es algo que… “ostras, quería estar ahí”, ¡pero ya no puedo, ya no es lo mío! Y ha sido muy lindo, nos han regalado la camiseta con nuestros nombres y nos han llenado de ilusión a las tres (risas). Hemos dicho “nos han regalado las camisetas verdes y están jugando de azul, no nos quieren de ninguna manera ahí” (risas). Pero ha sido muy interesante vivirlo desde afuera de esta manera; ver a las chicas ganando y celebrando con nosotras, y ver lo importante que ha sido para ellas tenernos ahí, sintiendo el apoyo. Nos ha hecho mucha ilusión, la verdad.


PM: Es que para ellas como jugadoras actuales jugadoras, ver a tres de las mejores jugadoras de la historia de su selección debe ser importante, ver que sus referentes están ahí apoyándoles desde las gradas, ¿no?


DD: Yo creo que sí, al menos eso es lo que nos han transmitido. Desde el cariño, de estar pendientes también de nosotras, ha sido muy guay y nos hemos quedado las tres un poco sin palabras, ha sido muy bonito e ilusionante.


PM: Nos gustaría preguntarte a tí, que fuiste campeona del mundo en 2013, si desde entonces a la fecha el balonmano brasileño ha cambiado estructuralmente o si no ha cambiado, ¿cuál es tu opinión?


DD: Sí, ha cambiado pero no para bien. Infelizmente no para bien. Creo que hemos dejado pasar una oportunidad, bueno, no sé si es correcto decir ‘escapar una oportunidad’, pero creo que no hemos sacado provecho de lo que es un título de campeonas del mundo, sobre todo para lo que es nuestro continente, para nuestro país, que es una cosa que no es muy habitual. Entonces creo que no hemos sabido aprovechar y sacar lo mejor que se podía sacar de este título a nivel de deporte dentro del país. La federación pasó por cambios, pasó por problemas políticos, y eso se ha notado y mucho, de hecho mira los resultados de Brasil. Pero parece ser que ahora la cosa ha cambiado y parece ser que empezamos a subir otra vez, y se nota también, creo que todo es un reflejo. Si la cosa va mal afuera de la pista, se nota, y si la cosa empieza a ir mejor fuera de la pista, también se nota dentro. Entonces espero que el resultado que saquen aquí sirva de escalón para ir por más y que teniendo la experiencia de 2013 saquemos provecho del resultado que sea, que no nos quedemos de brazos cruzados esperando que caiga del cielo algo que no va a caer.


PM: Se habló mucho estos días, sobre todo por parte de los países escandinavos, acerca de la expansión en la cantidad de equipos en el mundial. Se dijo que muchos equipos no estaban en nivel, que las diferencias eran muy grandes. Selecciones como las de Brasil o Argentina han estado en esa situación. ¿Cómo ves desde tu perspectiva este cuestionamiento, teniendo en cuenta que formaste parte de los procesos en los que perdían por 30 goles y que luego terminaste siendo campeona del mundo?


DD: Yo creo que si existe la opción juegue al balonmano, todo el mundo tiene que jugar al balonmano. Si hay opción de que todos los países puedan venir a un mundial, que todos los países vengan al mundial. Eso es bueno para el deporte femenino. Que tal vez el proceso sea más largo, pues sí, pero son procesos por los que hay que pasar. De repente hay países que no están al nivel europeo, por decirlo de alguna manera, pues nada, de esto se aprende y de eso se trata, de venir, de aprender, de ver, de jugar, de disfrutar y de hacer lo que te gusta. Para todo deportista el sueño es llegar a un nivel alto, ya sea un mundial o unos Juegos Olímpicos. Como he dicho antes, el proceso es largo; y sobre todo para nosotros, los países que no tenemos unas ligas fuertes, una competición fuerte, pues nos cuesta a la hora de llegar aquí y enfrentar a países que juegan Chamions League, tienen una liga fuerte en su país, con extranjeras, con brasileñas o con argentinas jugando su liga, y nosotros en nuestros países no tenemos eso; pues eso se nota y pasa factura. Y Brasil ha pasado por ahí, Argentina ha pasado por ahí, hoy ya no sufre tanto, y hay que pasarlo para aprender y para seguir creciendo; eso hace que el balonmano también crezca, pero yo creo que quitar a estos equipos es un error.


PM: ¿Qué es lo que más te gusta de esta selección brasileña, que como comentabas tiene mucha juventud? Intuímos que Bruna De Paula…


DD: Hombre, Bruna para mí está totalmente fuera de la curva de lo que son los jugadores que yo conozco. Es que no he visto esto…no sé. Físicamente es brutal, técnicamente mejora cada vez, cada vez que la veo jugar la veo mejor técnicamente, tácticamente. Y su juego individual es brutal. Yo la veo como la próxima brasileña nombrada entre las cinco mejores jugadoras del mundo. Por todo lo que es en conjunto, que no sólo es meter goles. Yo veo que está creciendo mucho y tiene 25 años, entonces creo que es un destaque. Y sobre la selección, yo veo un grupo joven que todavía está cogiendo una identidad. Mi generación tuvo su identidad, cogió su manera de ganar y de llegar a lo más alto que ha conseguido y esta generación está pasando por eso ahora; con más experiencia, con más jugadoras jugando fuera de Brasil, prácticamente todas, y eso se nota. Y creo que dentro de poco vamos a tener a Brasil ahí entre los mejores equipos del mundo.


PM: No podemos no preguntarte por el Brasil-Argentina, que se vuelven a enfrentar en un mundial luego de Dinamarca 2015, partido en el que tú estabas en pista. ¿Cómo ves a esta selección argentina que ya ha hecho historia en este mundial ganándole a un equipo europeo y accediendo a main round? ¿Cómo anticipas este choque?


DD: Va a ser un partido bastante interesante para los dos equipos, porque te digo, veo a Argentina muy bien, muchísimo mejor; creo que es la mejor Argentina que he visto. Ya he jugado contra una Argentina muy buena en Chile (Juegos Odesur Santiago 2014), que hemos sacado nosotras un empate porque íbamos perdiendo, pero ahí ha sido sólo un partido de ellas. Es diferente de esta selección que las veo con una constancia, no las veo oscilando tanto, teniendo un buen partido y un mal partido, no, las veo bien. Aunque (con Croacia) han perdido, han llevado el partido hasta el minuto 25 de la segunda parte, eso no se lo veía hacer a Argentina. Entonces las veo muy bien, y contra Brasil siempre es un partido en el que puede pasar cualquier cosa. Este equipo de Brasil es un equipo joven y quizás no tenga todavía el “morbo” del Argentina-Brasil que se suele tener, o sea que si tuviera que apostar por un equipo, por supuesto que es por Brasil. Peeeeeero, todo puede pasar porque de verdad veo a Argentina bastante bien. Y es que a mí me molaría que no fuera contra Brasil (risas), que le hubiesen ganado a otro equipo y luego ya imaginate, dos equipos de nuestro continente ahí arriba, pues estaria bastante bien. Pero lo importante es que esto es un proceso, Argentina está pasando por eso y yo las veo yendo hacia arriba. Y creo que soñar y todas esas cosas son importantes, pero más que soñar es ponerlo en práctica y demostrarlo, porque las palabras son muy bonitas, los sueños, lo que quiero, pero si no lo ves en pista, pues…y de verdad que veo a La Garra con ganas de hacer algo grande, algo bonito.

98 visualizaciones