'Duda' Amorim: "Creo que será una experiencia bien distinta, positiva y atractiva"

Hace poco menos de una semana, Eduarda Amorim (Blumenau, 1986), veía cómo su carrera en la EHF Champions League llegaba a su fin sin poder despedirse de la máxima competición europea en las pistas. Debido a la actual situación geopolítica, el club Rostov-Don fue suspendido de la máxima competencia de clubes del viejo continente y esto, además de la imposibilidad de fichar por otro club que estuviera en carrera, ponía fin a su andadura en 'Champions' 17 años después de haber cruzado el charco.


Durante las últimas semanas varias jugadoras que militaban en clubes rusos tomaron la decisión de llegar a un acuerdo con sus equipos y marcharse. Fueron, por ejemplo, los casos de la francesa Grâce Zaadi (Metz) y la eslovena Ana Gros (Krim), que han podido continuar su temporada disputando la máxima competencia. Pero el caso de 'Duda' Amorim parecía complicarse. Tanto, que los rumores apuntaban a que finalmente no podría salir de Rostov a pesar de la voluntad que existía entre ambas partes. Así que, cuando todo parecía perdido y la brasileña ya veía imposible volver a participar en la tan ansiada 'liga de campeonas' (recordemos que tiene decidido retirarse al término de esta campaña), de pronto un giro de guión de última hora lo cambiaba todo.


Eduarda Amorim recién llegada a Bucarest
Eduarda Amorim, nueva jugadora del CSM Bucuresti | Foto: @csm_bucharest

Desde el pasado viernes, la esperanza resurgió con la noticia de que finalmente sería elegible para ser transferida. El destino: Bucarest. La lateral brasileña de 35 años, que podrá terminar su carrera en la EHF Champions League en las pistas, tal y como lo deseó, conversó en exclusiva con Playmaker | Women's Handball y contó cómo vivió estas últimas horas luego de la noticia de su traspaso.


Playmaker: ¿Cómo y cuándo se resolvió tu salida de Rostov-Don y tu acuerdo con CSM Bucuresti?


Eduarda Amorim: Fue una espera larga, ciertamente. Pero finalmente el viernes pasado llegó la confirmación de que podría ser transferida para jugar en la liga rumana y ser elegible para jugar EHF Champions League.


PM: Llegamos a conversar antes de que llegara la noticia de que ibas a poder jugar para otro equipo y nos comentaste que, viendo cómo se estaba complicando tu salida, ibas a tener que encontrar tu felicidad en la liga rusa. ¿Cómo recibiste la noticia considerando que estás en el tramo final de tu carrera?


EA: Para ser honesta fue un periodo medio estresante, porque tuve que dejar mi club de Rusia, cosa que fue triste, para partir hacia Bucarest donde podría estar participando en los cuartos de final de la EHF Champions League, que era mi deseo. A pesar de ser una situación desafiante, recibí la noticia con felicidad porque trabajé y trabajamos mucho este año para estar cerca de las finales. Entonces ahora estoy feliz de que CSM Bucuresti pueda recibirme en este momento de la temporada. Espero que juntas podamos crear buenos recuerdos.


PM: Además de renovar las esperanzas de jugar el EHF Final 4, ¿cuáles son las expectativas con respecto a tu nuevo equipo?


EA: Creo que será una experiencia bien distinta, positiva y atractiva. Ya conozco a Samara (Da Silva), a Yvette (Broch) y a Gruba (Jelena Grubisić), ya he jugado con ellas. Y a las otras jugadoras, lógicamente también las conozco por haber jugado en contra de ellas. Estoy ansiosa por este desafío nuevo con ellas.


PM: Probablemente sea muy pronto, pero ¿cómo anticipas el cruce ante Team Esbjerg por los cuartos de final?


EA: Sí, todavía es pronto, pero CSM Bucuresti tiene un equipo óptimo y el año pasado quedó fuera del EHF Final 4, por eso creo que la motivación va a ser grande para esta instancia.



75 visualizaciones