• Playmaker

EHF Euro 2020: ¡Otra vez Noruega!

Por octava vez en la historia, el himno noruego sonó luego de la final de un EHF Euro, esta vez, en el Jyske Bank Boxen de Herning. Las escandinavas, que de haberse organizado el torneo en condiciones normales lo habrían cantado en un Telenor Arena de Oslo rebalsado de público local, se alzaron con un nuevo título europeo y volvieron a la cima del handball luego de cuatro años sin oros.


Noruega consiguió su octavo título continental en 14 ediciones. Foto: © Sasa Pahic Szabo / kolektiffimages

Francia 20-22 Noruega


El conjunto de Thorir Hergeirsson se consagró luego de una apretada final ante las campeonas defensoras, que terminaron sufriendo por los pocos errores cometidos en el cierre del encuentro.


El encuentro comenzó con dos goles de Pauletta Foppa y dos goles de Veronica Kristiansen en 4:30 de juego. Pese a la buena defensa noruega, el dinámico ataque francés encontraba siempre bien parada a la pivot de Brest Bretagne Handball, que pese a su juventud se erigió como una de las jugadoras importantes dentro del plantel galo, en las dos áreas. Dos exclusiones de Grâce Zaadi en un lapso de tres minutos le dio a Noruega la posibilidad de ponerse al frente y a los 13 minutos lideraba el marcador 4-7 luego de un parcial de 0-5.

La figura de Silje Solberg comenzó a ser determinante en el partido puesto que fue uno de los motivos por los cuales Francia no consiguió emparejar el encuentro. Las de Olivier Krumbholz pasaron ocho minutos sin convertir y en ese tiempo Noruega aprovechó para estirar la ventaja un poco más (23’, 6-11), aunque no sin sufrir por alguna que otra falla en la definición. Finalmente, las escandinavas se fueron al entretiempo con una ventaja de cuatro goles que ponían algo de tranquilidad de cara a la segunda parte.


Pero el segundo tiempo no fue exactamente lo que esperaban las de Hergeirsson. Con Cléopâtre Darleux bajo los tres palos en remplazo de Amandine Leynaud, Francia comenzó una remontada que incluso la llevaría a liderar en el marcador. Con una defensa 5:1 que tuvo especial atención a los movimientos de Stine Oftedal, con una Estelle Nze Minko haciendo un gran esfuerzo físico y haciendo gala de su premio de MVP del campeonato. Gracias a sus acciones, las galas consiguieron recuperar varias pelotas que fueron importantes para comenzar la recuperación. A falta de 11 minutos, Zaadi marcó el gol del empate (17-17) y su equipo empezó a creer en la posibilidad de dar vuelta el resultado. Minutos más tarde, ella misma marcaría el 19-18 desde los 7 metros para pasar al frente, pero un verdadero bombazo de Nora Mørk igualó nuevamente el encuentro.


A cinco minutos para el final del partido, una tercera exclusión por un mal ingreso al campo de juego dejó a la central de Rostov-Don fuera del partido, cuando el partido estaba 19-20 en favor de las noruegas. Krumbholz pidió su último tiempo muerto luego del que sería el último gol del partido, el 20-22 que firmó Sanna Solberg. Pudo escucharse a Edwige animar a sus compañeras para empujar el partido a un tiempo extra, pero el tiempo no alcanzó para conseguir un empate y las noruegas, que incluso tuvieron un penal para estirar la diferencia (errado por Mørk), empezaron los festejos por su octavo oro.


La actuación de Darleux trajo de Francia de vuelta al partido, pero no alcanzó. Foto: © Anze Malovrh / kolektiffimages

En la conferencia de prensa, Olivier Krumbholz se mostró apesadumbrado, pero no tardó en felicitar a sus jugadoras: “Es una decepción, pero no tan grande. Tenemos una medalla de plata y estoy muy orgulloso de las jugadoras. Fue un partido duro, el primer tiempo fue malo en ataque y en defensa. En el segundo tiempo, con la defensa 5:1 fue increíble, pero tuvimos algunos errores en defensa y se nos hizo imposible ganar. Pero estoy orgulloso porque las jugadoras fueron fuertes de cabeza, tenemos algunas jugadoras jóvenes y creo que serán mejores para los Juegos Olímpicos, y seremos un mejor equipo para los Juegos Olímpicos”.


Con respecto a la defensa 5-1 que le permitió a Francia volver a meterse en partido, el entrenador no ahorró elogios: Estelle Nze Minko estuvo increíble, es la mejor del mundo, ella es mucho mejor que Jackson Richardson o Pecqueux, nunca vi algo así. Pero también tenemos a una defensora muy fuerte y buena en el medio, Béatrice Edwige, y por supuesto, buenas porteras. Esta defensa es muy complicada para el oponente y la trabajamos mucho porque en cada partido que la usamos peleamos bien y funcionó”.


Es probable que Darleux haya recibido el premio más amargo de la noche. La portera de Brest Bretagne Handball, que cerró la planilla con un desorbitante 57% de paradas (8/14) en los 27 minutos en los que estuvo en pista y fue la principal responsable en la remontada francesa, expresó: “Por supuesto también estoy triste por el partido, por los últimos minutos; y creo que siempre tenemos ese sueño de que podemos volver, y de hecho lo hicimos, estábamos un gol al frente pero...no sé, es muy difícil. Pero como dijo Olivier, estuvimos mejor en defensa, pero fue difícil convertir. Creo que hoy no fue nuestro mejor partido, estaremos mejor en los Juegos Olímpicos porque queremos más”.


En último turno, la capitana Siraba Dembélé Pavlović también se mostró triste, aunque cerró sus declaraciones ya pensando en la siguiente competición: “Estoy un poco decepcionada, pero está bien, porque creo que Noruega estaba en gran forma en esta competencia y jugaron bien este partido. La decepción es porque si bien no jugamos bien en la primera parte, realmente volvimos a meternos en el partido, pero nos queda este resultado al final. Cometimos algunos errores pequeños y no usamos esa ventaja que habíamos conseguido cuando pudimos volver en el marcador. Pero está bien, felicitaciones a Noruega. Ahora, next”.


Por su parte, el técnico de Noruega, Thorir Hergeirsson, no dudaba en mostrarse “feliz y orgulloso” de las suyas y de toda la expedición noruega al completo. “Ha sido un viaje fantástico, desde que llegamos hace 4 semanas a Kolding, todo el mundo ha trabajado duro, con dedicación, dando lo mejor de cada uno. Incluso las jugadoras sustitutas, las que no han jugado también han trabajado muy duro haciendo todo lo que han podido por el equipo. Las chicas antes del campeonato tenían mucha hambre de ganar este Europeo y hemos ido dando pasos en el camino, incluso dando la vuelta a partidos cuando hemos tenido dificultades como contra Dinamarca en semifinales por ejemplo”, explicaba con esa serenidad que tanto lo caracteriza. “Hoy cuando hemos dejado que Francia volviera a entrar en el partido también hemos demostrado un gran espíritu de equipo y concentración, así que estoy muy orgulloso y feliz por ello. Les puedes preguntar a las chicas ahora, pero yo creo que esta victoria es una de las mejores que hemos conseguido”, aseguraba.


Camilla Herrem y Nora Mørk formaron parte del all-star el campeonato. Foto: © Uros Hocevar / kolektiffimages

Lo cierto es que en la segunda mitad el combinado dirigido por Krumbholz llegó incluso a darle la vuelta al marcador gracias, en gran medida, al exitoso planteamiento defensivo que llevaron a cabo. El 5:1 con Estelle Nze-Minko en ese ´uno´ hizo dudar mucho a la ofensiva noruega y Hergeirsson admitía que vio a las suyas algo “inseguras” y “frustradas” por momentos. Según explicó, no pudieron entrenar las alternativas porque tras el choque contra Dinamarca “ya era muy tarde y era importante no malgastar energías antes de la gran final. Pero sí que sabíamos que podían hacernos esto, y estuvimos hablándolo mucho, de hecho creo que sí que teníamos las soluciones para esa defensa, pero siento que empezamos a perder oportunidades y eso, unido a que Darleux ha hecho una muy buena segunda mitad, nos ha creado una pequeña frustración”, explicaba el islandés que sentenciaba: “Aún así en todo momento sabíamos que eran pequeños detalles los que no estaban funcionando, y por eso creíamos que era posible solucionarlos y así ha sido. Gracias a una gran defensa y una gran portería hemos conseguido llevarnos la victoria”.


En cuanto a las protagonistas, hablaron sobre las sensaciones tras el partido Stine Skogrand y Camilla Herrem. Ambas mostrándose visiblemente felices y orgullosas, la extremo/lateral derecho explicaba su incredulidad ante el momento: “Hace cuatro semanas ni siquiera sabíamos si íbamos a poder jugar el campeonato y ahora mismo estamos muy felices de haber podido hacerlo. Hemos jugado 8 partidos y los hemos ganado todos… no sé ni qué decir, estoy muy orgullosa de mi equipo. Hoy ha sido un partido duro, físicamente ha sido muy exigente, y aunque sabíamos que iba a ser así nuestra portería ha respondido a un gran nivel, la defensa ha sido efectiva también creo que durante todo el partido, y lo único que puedo decir es que estoy muy contenta por ello”.


Por su parte y antes que nada, Herrem quiso mostrar sus respetos hacia “todas las personas que han hecho posible que el Campeonato de Europa 2020 haya salido adelante”. La nombrada como parte del equipo All-Star de este torneo agradeció a Dinamarca “por acoger el Europeo y hacerlo posible” y explicó su vivencia: “Estamos muy felices de que pudieran organizarlo entero. La forma en la que ha funcionado todo, lo estricto que ha sido... Mis respetos a toda la gente que ha estado en este campeonato, porque ha sido estupenda y estricta. Hemos estado viviendo en esta ‘burbuja roja’ durante mucho tiempo y la verdad que me ha parecido que su trabajo ha sido magnífico”. La jugadora del Sola HK quiso mostrar su felicidad por “el gran momento” que supone este para su equipo. “Estoy feliz de que hayamos podido jugar este Europeo y estoy muy orgullosa de mi equipo, de mis chicas, del staff… Han pasado unos años desde la última vez que estuvimos en lo más alto, así que estoy muy orgullosa de haber vuelto”, comentaba.


Lo cierto es que, tal y como explicó Herrem, Noruega no está acostumbrada a ver a su selección pasar por tal ´sequía´ (si así pudiera llamarse a un periodo de tiempo de 3 años sin ganar una medalla de oro). “Ha sido una época un poco complicada, pero en esta ocasión lo hemos tenido todo con nosotras, el buen juego, el espíritu y el corazón, y como muestra de ello hemos sido imbatidas durante todo el torneo”, añadía. “Sí que es cierto que antes del partido contra Dinamarca estábamos todas muy nerviosas y todo de lo que podíamos hablar era sobre este partido, así que cuando por fin estábamos en la final creo que todas pudimos relajarnos un poco más. Sabíamos que Francia no se rinde nunca y hoy se ha podido ver en la segunda mitad. Pero hemos seguido luchando y estoy muy contenta de ver que aún seguimos aquí y que tenemos nuestra medalla de oro de vuelta”, comentaba entre risas de emoción.


Precisamente a Herrem se la pudo ver muy emocionada durante la entrega de medallas, lo cual tuvo explicación al final en la conferencia de prensa. A la tenia nórdica se le cortaba la voz y entre lágrimas, haciendo un visible esfuerzo por conseguir hablar, decía: “Se me hace duro contar esto pero, mi padre falleció hace dos años y él siempre estaba ahí conmigo en cada torneo al que yo iba. Así que en ese momento estaba pensando en él y en que hubiera estado muy orgulloso de mí y de nosotras, así que por eso me he emocionado”, relataba y en seguida quiso volver a sonreír así que entre risas y lágrimas concluyó culpando al “encierro de 20 días” por haber conseguido que “explotara la burbuja de esa manera”.


Goleadora: Pauletta Foppa (FRA) - 5 goles.

Mejor jugadora del partido: Cléopâtre Darleux (FRA).

18 vistas