• Playmaker

Playmaker POD - Ep. 10: DELO EHF Final4 con Katrine Lunde

Comenzamos una serie especial con protagonistas de los equipos que participarán del DELO EHF Final4 2020/21. Győri Audi ETO KC, Brest Bretagne Handball, Vipers Kristiansand y CSKA serán los cuatro participantes del torneo más esperado del año en Budapest y en Playmaker | Women's Handball queremos acercarte a las protagonistas.


En este primer episodio, nada menos que Katrine Lunde. En plena cuarentena tras el regreso a su país luego de la serie de cuartos de final que se jugó enteramente en Rusia, la portera de Vipers Kristiansand y de la selección noruega nos contó cómo vivió los dos partidos en Rostov-on-Don, las dificultades del equipo en una temporada inusual y por qué no encuentra palabras para expresar lo que significaría ganar un título europeo con su equipo.


Los invitamos a escuchar a una de las mejores porteras de la historia en este nuevo episodio del podcast de Playmaker | Women's Handball. Pero si no entendés inglés, te dejamos la transcripción al español debajo 👇🏼.


Music by JuliusH from Pixabay


Playmaker: ¿Cómo te encuentras luego de la clasificación al DELO EHF Final4? Finalmente ya sabemos a qué equipo enfrentará Vipers Kristiansand en Budapest.


Katrine Lunde: Me encuentro bien. Luego de nuestro último partido contra Rostov-Don estoy de regreso en Noruega, en cuarentena (risas), así que serán de 7 a 10 días que estaré sin poder entrenar con el equipo, pero es una buena cantidad de tiempo para entrenar sola la parte física, así que en ese sentido está bien; así es como está siendo esta ‘temporada de Coronavirus’, es especial. Ayer (por el martes) fue muy emocionante ver el sorteo del Final4. ¿Cómo decirlo? Es una temporada especial, y ver que estamos donde estamos. Cuando llega el sorteo una siempre está nerviosa por ver qué equipo es el que te tocará enfrentar en el primer partido, que puede ser crucial para llegar a la final, por supuesto.


PM: Mencionaste la cuarentena, y esta no es la primera vez que tienen que cumplirla luego de un partido, porque de hecho tu equipo ha jugado todos sus partidos como visitante desde comienzos de enero. ¿Cómo estuviste lidiando con el hecho de tener que hacer esa cuarentena y de no poder entrenar con el equipo? ¿Y qué tan difícil fue cada vez que volvieron a juntarse, manteniendo el ritmo, después de estar 10 días sin entrenar juntas?


KL: Es bastante especial, ¿sabes? Aquí en Noruega tenemos reglas bastante estrictas para la gente del extranjero, o que sale del país y vuelve a entrar; de hecho tuvimos a varios equipos de Champions League que vinieron aquí, estaban listos para jugar, pero tuvieron resultados positivos en los tests de Covid-19 y finalmente no hubo partido, esto pasó dos o tres veces. Así que es un poco extraño, te preparas para el partido y de repente te dicen “lo siento, no pueden jugar mañana”, entonces esperas nuevamente que te digan cuándo se pueden jugar los partidos. En la liga noruega no llegamos a jugar ni la mitad de la temporada antes de que la cancelaran, así que sólo tuvimos partidos de Champions League. Para nosotras la única manera que teníamos de seguir adelante era jugar como visitantes, así que fue especial. Tuvimos una especie de tour y jugamos partidos en Francia, en Hungría, en Eslovenia. Estuvimos fuera durante unos siete días y jugamos cuatro o cinco partidos. Fue bastante duro, de hecho, porque cuando estás fuera y vuelves a Noruega tienes que estar en cuarentena, lejos de la familia, sin entrenar con el equipo. Personalmente, me lesioné la rodilla hace 2 años y este tipo de entrenamientos que estamos teniendo, tan intermitente, no es perfecto para mi rodilla. Puedo sentir que va bien, va bien por ahora, pero tengo que tomar ciertos recaudos en la forma de entrenar y no es exactamente muy motivador (risas). Esta temporada está siendo dura mentalmente, para todas las personas, no solamente para las jugadoras de handball o para mí. De alguna manera pierdes la motivación por momentos, pero al menos estoy contenta de que hayamos podido jugar Champions League porque es increíble, viajamos siguiendo las reglas, intentamos ser lo más cautas posibles por el Covid-19 y en cierto modo eso sí me da un poco de motivación, sobre todo cuando el equipo lo hace así de bien, en ese sentido es genial.


PM: Por supuesto vamos a hablar de la serie de cuartos de contra Rostov-Don, jugaron los dos partidos en Rusia, con público local, pero volviendo a lo que mencionabas de la cuarentena, de tener que estar lejos de tu familia, ¿lo decías porque la cuarentena la tienen que hacer en un hotel o puedes hacerla en tu casa?


KL: Puedes hacerla en tu casa si tienes una habitación para tí sola, un baño para tí sola, alguien que te cocine, o cocinar en tu propia cocina; por eso de alguna manera estás separada. Pero puedes estar afuera con tu familia, así que intento jugar afuera con mi hija, ella tiene 6 años ahora así que disfruta jugar al aire libre. También puedes hacer la cuarentena en un hotel, pero es más estricta, no tienes aparatos de gimnasio para entrenar…


PM: Lo que comentas del equipamiento de gimnasio debe ser porque debes tener muchas cosas de esas en tu casa, ¿hay alguna parte de tu casa que parece un gimnasio ahora?


KL: Sí (risas), de hecho tengo un sótano y ahí tengo la cinta de correr, la bicicleta fija y varias cosas para hacer fitness. Con Vipers tenemos un gimnasio propio en la ciudad, cerca del estadio, y habitualmente está abierto para el público, pero por el Covid-19 los gimnasios también están cerrados; así que tomamos los elementos de ahí y creo que ahora todas las jugadoras de Vipers se quedaron sin living y en su lugar tienen una sala de fitness (risas).


PM: Me surgió una pregunta a raíz de lo que contabas con respecto a que tienes tu bicicleta, tus elementos, pero como portera, tus entrenamientos específicos, timings en los lanzamientos, son imposibles de entrenar sola, ¿cómo lidias con eso y cómo conseguiste mantener el nivel? Porque vimos el fin de semana que tuviste actuaciones increíbles tanto el sábado como el domingo, ¿cuánto te demora encontrar el ritmo, los tiempos de lanzamiento, el estar alerta?


KL: Sí, no es tan fácil entrenar eso en esta cuarentena, pero creo que se trata un poco de tu mentalidad. Es estar preparada mentalmente luego de estos 7 o 10 días, y estar enfocada cuando sí tienes entrenamientos. También es muy bueno mirar más handball cuando tienes el tiempo para hacerlo, entrenar la visualización, en ese sentido es más fácil y creo que esa es la mejor manera. Por otra parte, como estuve afuera el año pasado por la lesión, tengo una especie de rutina para este tipo de entrenamientos, así que llevo esto conmigo; tengo ejercicios que puedo hacer por mi cuenta, o en los que mi esposo puede ayudarme pasándome la pelota o tomándome el tiempo. La verdad es que sólo intento hacerlo lo mejor que pueda, como el resto de la sociedad ahora mismo.


PM: ¿Cuántos días antes de los partidos tuvieron para juntarse a entrenar como equipo?


KL: Bueno, eso es variable, porque depende de la cantidad de días que estuvimos afuera, además en el medio tuvimos partidos con el seleccionado. Para los partidos contra Rostov-Don no tuvimos mucho tiempo, pero como decidimos jugar los dos encuentros allá tuvimos casi cinco días extra; pero en total tuvimos menos de dos semanas para prepararnos para estos dos juegos.


PM: ¿Entonces cómo explicas la manera en la que tu equipo se desempeñó el pasado fin de semana? El del sábado fue un gran partido en el que sacaron una buena diferencia, que seguramente les habrá dado impulso para el domingo, pero desde mi perspectiva, y sabiendo que son un equipo que no tuvo muchos partidos en los últimos tres meses, pienso que habrá sido difícil volver a jugar juntas y hacerlo así de bien, dejando afuera a un equipo que era candidato para llegar al DELO EHF Final4.


KL: Sí, creo que nuestro camino hacia los cuartos de final fue duro porque, en mi opinión, por las decisiones que se tomaron con respecto a los puntos, a quién se los daban, a quién no se los daban y todo eso. Por eso fue duro saber que teníamos que jugar contra Rostov-Don porque creo que son un equipo increíblemente bueno y esperaba que llegaran al Final4, por supuesto antes de saber que debíamos enfrentarlas (risas). Pero no sé, durante los entrenamientos, en la primera semana luego de la última cuarentena, pensaba “vamos chicas, tenemos que aumentar el ritmo, tenemos que estar más fuertes, pelear más, listas para los entrenamientos”. Y por eso me sorprendió que nuestro nivel fuera tan bueno, tal vez no en los primeros cinco minutos del primer partido, pero luego de eso creo que fue un gran partido. Todas estaban felices de volver a jugar y lo bueno fue que, en mi opinión, el equipo entero, todas las jugadoras estuvieron muy bien. No tuvimos ninguna posición en la que no jugáramos bien y en ese sentido fue difícil para Rostov-Don que tal vez estaba un poco defensivo, porque no tenía a todas sus mejores jugadoras. Por supuesto que la diferencia que obtuvimos en el primer partido fue increíble y en el segundo partido no nos podíamos relajar, claro está, pero tuvimos más confianza y sabíamos que era difícil perder esa diferencia de 7 goles.


PM: Apenas terminó la serie, entrevistaron a Nora Mørk en la transmisión oficial. Le preguntaron cómo se sentía luego del triunfo y la clasificación al DELO EHF Final4. Además de decir que estaba feliz, comentó que en los últimos dos meses sólo había entrenado handball unos 10 minutos con el equipo y ahora jugaba dos partidos en un fin de semana; así que por supuesto estaba feliz también por el rendimiento del equipo. Pero ella no fue la única jugadora que le había faltado al equipo. Heidi Løke fue otra de las que estuvo ausente algunos meses. Cuando las ves jugar de esa manera, siendo junto contigo y Henny Reistad las figuras del equipo, ¿cómo evalúas su rendimiento y su amalgamiento con el resto del equipo?


KL: Voy a empezar hablando de Heidi, porque ella empezó a entrenar con el equipo...creo que tuvo apenas tres entrenamientos antes de viajar a Rusia. Heidi no suele tener lesiones y por eso no está habituada a esto de tener que volver, de alguna manera. No tengo palabras. Ella viene y no tiene miedo para nada, sigue muy bien físicamente y creo que para el pivot no es tan fácil volver de la manera en la que lo hizo, porque necesitas comunicarte con las jugadoras, conocerte muy bien y ella jugó su último partido en el EHF Euro en diciembre, es increíble, verdaderamente no tengo palabras. Y con respecto a Nora, ella estuvo fuera durante casi dos meses. Pero Nora es increíble en ese sentido porque ella estuvo fuera muchas veces y es tan fuerte mentalmente que no fue tan sorpresivo para mí que volviera y jugara bien. Ella vive por el handball y ama este juego, sabía que iba a volver cuando fuera importante.


PM: Y con respecto a tí, ¿cómo te sentiste? Como mencionaba antes, creo que fuiste la mejor jugadora del fin de semana para el equipo. ¿Cómo viste el equipo desde atrás? Los primeros minutos del primer partido fue imposible para Rostov-Don convertir goles y luego sucedió lo que dijiste, que todo se acomodó; pero en el comienzo fuiste tú quien mantuvo la calma y puso la cara por el equipo.


KL: Sí, antes que nada, fue muy especial para mí volver a Rostov-on-Don, porque tengo mucha gente conocida y fue el último equipo en el que jugué, de modo que fue muy emotivo para mí. No sabía cómo iba a reaccionar cuando llegara al estadio, pensaba si me había preparado lo suficiente, porque Rostov-Don tiene tantas jugadoras tan buenas que nunca sabes si estás lo suficientemente lista, pero me sentí segura por el hecho de que nosotras tenemos un muy buen equipo y lo más importante era que si yo lo hacía un poco bien, entonces el equipo lo iba a hacer bien. En estos momentos estamos fuertes en defensa y creo que eso funcionó muy bien, para todas las jugadoras. En estos dos partidos la defensa fue lo más importante, la manera en la que paramos a Rostov-Don. Personalmente me gustan más este tipo de definiciones, como se hacía antes hasta las finales, en las que defines las series con partidos como local y visitante, y esto fue un poco así. Teníamos dos partidos seguidos y mentalmente es difícil, pero me gusta ese juego en el que ya en el segundo partido tú sabes lo que la otra está pensando, lo que ellas piensan que tú estás pensando, y tienes que estar fuerte mentalmente. Realmente disfruté de haber podido empezar bien en el segundo partido y creo que eso les quitó un poco de energía en el comienzo, eso de no poder convertir, porque ellas debían ganar por 7 u 8 goles para pasar; fue un buen comienzo para mí.


PM: En el sorteo se conoció que ahora enfrentarán al otro equipo ruso, que son debutantes en la DELO EHF Champions League. Creo que es la primera vez desde CSM Bucuresti en 2016 que un equipo, siendo debutante, llega hasta el Final4. ¿Pudiste ver alguno de sus partidos de esta temporada? Porque al final Vipers Kristiansand es el único equipo de los cuatro clasificados que estuvo en el grupo contrario en la fase de grupos.


KL: Realmente no pude verlas mucho, tenía muchos otros partidos para mirar (risas). Ví sólo algunas cosas, pero no las pude analizar. Pero sé que Rusia, el seleccionado nacional y sus jugadoras han estado muy fuertes en los últimos años. Tienen muchas jugadoras buenas, conozco a algunas de ellas y sé que será duro, obviamente. Jugué ante algunas de ellas cuando estuve en Rostov-Don y a otras las conozco del seleccionado, miraré partidos, las analizaré y espero estemos bien preparadas cuando nos enfrentemos.


PM: ¿Para Vipers supone una ventaja el hecho de ya haber estado en Budapest participando en un Final4? Porque aunque todo será nuevo para CSKA, no estoy segura de cómo será la situación con respecto al público en el estadio, tal vez parezca apenas un partido más como visitante; pero ustedes ya experimentaron lo que es jugar dos partidos seguidos, ya tuvieron esa experiencia en Budapest.


KL: Tal vez podamos estar un poco más relajadas, en el buen sentido, sabemos todo lo que pasa porque ya jugamos ahí. Pero por otra parte, creo que todos (los equipos) esperan llegar a estos partidos y están tan concentrados que no hay muchas cosas que puedan sacarlas de esa sintonía. Por ahora no creo que no habrán espectadores en los partidos, pero creo que están trabajando para que suceda. Veremos qué es lo que ocurre, en Rusia están acostumbrados a jugar con público, así que tal vez sea demasiado tranquilo para ellas (risas). En el Final4 puede que sea todo más igualado para todos porque no son sólo húngaros los fans, así que veremos qué sucede. Yo espero que haya algo de gente, pero esto se trata de hacer lo que es más seguro para las jugadoras. Por lo que leo, ahora mismo en Hungría tienen muchos casos.


PM: Ahora que hablabas del público, ¿cómo fue jugar con público el pasado fin de semana? Porque en toda la temporada ninguno de los equipos pudo disfrutar de eso.


KL: Es muy especial y recibí muchos comentarios de personas que me decían “oh, ¡hay gente en el partido!”. Creo que todas las jugadoras quieren tener gente alrededor, una juega para esto también. Tener público le da una dimensión extra al partido, más emociones, pero a la vez creo que nos estamos acostumbrando a jugar sin gente y seguimos teniendo la misma pasión por esto. Pero por supuesto espero que los familiares y amigos puedan venir y disfrutar con nosotros. Había mucha gente en Rostov y una muy buena atmósfera. Los espectadores siempre pueden ayudar un poco al equipo.


PM: Volviendo al Final4, participaste del último que se jugó, con Vipers Kristiansand, pero también fuiste parte de la primera edición en 2014 con el Győri Audi ETO KC, ¿qué tan diferentes fueron esas dos experiencias? Porque en esa primera vez estuviste con el equipo ‘local’ digamos; la atmósfera en Budapest con los fans de Győr es increíble y da la sensación de que estás en un partido de local. ¿Pero cómo fue también estar con un equipo tal vez menos representado con respecto al público?


KL: Yo me sentí muy bien allí, los fans húngaros son buenos fans, ¿sabes? Además, teníamos nuestra esquina de rosa en el estadio, nosotras estábamos concentradas en jugar fue genial para todo el equipo estar ahí. Pero los fans húngaros también son buenos para alentar también a los otros equipos, contra los que no están jugando, claro, y la atmósfera es increíble aunque no estén alentando por tí. Y cuando no están alentando por tí, simplemente te imaginas que sí lo están haciendo (risas).


PM: ¿Cuáles son los mejores recuerdos que tienes de jugar en el Final4? Es un evento especial y se ha jugado muchas más veces en la rama masculina, pero desde que comenzó a jugarse también en la rama femenina creo que siempre hay una gran atmósfera, los seguidores son alocados, pero ¿cómo es la experiencia para una jugadora? Porque antes mencionaste que cuando estás ahí, tan concentrada, es difícil prestar atención a lo que te rodea, ¿pero cómo es la experiencia de jugar un Final4, dejando de lado el logro deportivo en sí? ¿Lo sientes especial o prefieres el formato anterior con partidos de ida y vuelta?


KL: No sé qué prefiero, pero sé que el Final4 es muy especial. Pero en el juego mental del otro formato, el de los dos partidos, es más interesante para mí como portera. Pero por supuesto también me gusta el Final4, que es tal vez un poco más interesante para los aficionados para mirar. Pero no sabría qué mencionar con respecto a los recuerdos (piensa), es la sensación de ir al Final4. Las sensaciones que tienes cuando vas del hotel al estadio en un bus que es escoltado por la policía, cuando llegas todo está alineado, preparado. Y luego entras a la pista y nadie está acostumbrado a jugar en este tipo de estadio, con toda esa gente, la atmósfera. Pero a otras cosas no les presto atención, digamos que es un poco el conjunto de todo eso lo que te da esa energía positiva.


PM: Y en cuanto al hecho de que tal vez el Final4 sea un buen producto para el aficionado, ¿crees que con este formato el handball femenino esté llegando tal vez a más países o teniendo más atención? ¿Cómo crees que el trabajo que están haciendo, tanto la EHF como las federaciones y los clubes, está resultando y cómo crees que cambió la visibilidad del deporte en estos últimos años?


KL: Creo que si quieres tener éxito como producto, tienes que interactuar mejor con las redes sociales, para que la gente te vea. Pienso que es importante probar con cosas nuevas, estar dispuesto a intentarlo, tener un equipo a tu lado para conseguir las cosas. En este sentido creo que la EHF está haciendo un gran trabajo y siento, espero que sigan haciendo más cosas para las mujeres también y no siempre para los hombres; creo que eso es muy importante en mi opinión. Tienen que hacer las mismas cosas para los hombres que para las mujeres.


PM: Es cierto y esta es una perspectiva personal, pero el handball femenino es tan entretenido, la comparación con el handball masculino siempre estará presente, pero creo que no hay absolutamente nada de aburrido en el handball femenino, por eso creo que tendría que ser más ‘explotado’.


KL: Sí, y también creo que cuando tienes que mostrarle, enseñarle el deporte a gente nueva, deberías hacerlo con el handball femenino. Porque tal vez no saltemos tan algo, o seamos tan rápidas, pero no creo que eso sea lo más importante a ese nivel. Creo que las personas nuevas pueden disfrutar más, ver más, entender más y ver más del juego. No porque haya nada malo en el handball masculino, no lo veo de esa manera.


PM: Vas en busca de tu quinto título de Champions League. ¿qué significaría para tí conseguir un nuevo título con un equipo noruego? Porque los que conseguiste fueron con clubes danés y húngaro.


KL: Realmente significaría mucho. Este es, como lo llamo yo, mi club, es donde comencé mi carrera profesional, por eso personalmente significaría mucho. Porque he visto cómo nos hemos desarrollado desde un club pequeño hasta ser uno de los mejores del mundo, en ese sentido hemos ido paso a paso, no muy rápido, no muy lento. No lo sé, realmente significaría mucho, pero no sólo para mí, sino también para la ciudad, para la gente y