top of page

Por el trono mundial

Los tres co-organizadores del 26º Campeonato del Mundo femenino estarán presentes en las semifinales en el Jyske Bank Boxen de Herning. Dinamarca, Noruega y Suecia buscarán un lugar en la gran final del domingo; Francia, finalista en España 2021, es el equipo que completa la grilla en la carrera por el título.


Foto: IHF / kolektiff images

Con los partidos de cuartos de final que se definieron ayer por la noche en Herning, ya conocemos a los cuatro equipos que intentarán quedarse con el trono mundial el próximo domingo. Suecia va por su primera final, Dinamarca buscará su segunda estrella, Francia está en la lucha por su cuarto título y Noruega defenderá el campeonato conseguido en España 2021 y estirar a cinco su palmarés, para convertirse en el máximo campeón de la historia.


Suecia 27-20 Alemania


Las conducidas por Tomas Axnér se presentan como serias candidatas al título de campeonas; llegan invictas a las semifinales y con un juego sólido, que fueron construyendo a partir de su sólida defensa, a partir de la cual construyeron un convincente triunfo ante Alemania, como todos los que habían cosechado hasta el momento, tanto en fase de grupos como en main round.

 

El conjunto escandinavo fue contundente desde el comienzo, y en 14 minutos de partido el tanteador mostraba un 7-0 en su favor. Apoyadas por una gran defensa y por una Johanna Bundsen descomunal (en ese lapso paró 6 de 6 lanzamientos para tener un 100% de eficacia), Suecia comenzó a sentenciar el encuentro desde muy temprano.

 

El conjunto teutón convirtió por primera vez en el partido a través de Emily Bölk, para ponerse 7-1, pero las comandadas por Markus Gaugisch estuvieron lejos de acercarse en el marcador luego de esa primera conversión. La defensa sueca, con Anna Lagerquist y Linn Blohm en el bloque central, fue la gran protagonista del encuentro.

 

Alemania tuvo un pequeño respiro con el ingreso de Sarah Wachter bajo los tres palos, que a 10 minutos de estar en cancha sumaba un 44% de paradas (4/9), aunque no fueron suficientes para que su equipo se acercara en el tablero. Al entretiempo, el resultado era 16-6 para las escandinavas, que nunca levantaron el pie del acelerador.

 

“Estoy segura de que fue la defensa y nuestra arquera. No dejamos que nos convirtieran goles por casi 15 minutos, y así es muy difícil vencer a tu rival”, diría Jamina Roberts una vez finalizado el encuentro. El complemento fue una continuación de la primera parte; si bien Alemania consiguió terminar el encuentro con una distancia menor a la de los primeros treinta minutos, el resultado del partido nunca estuvo en riesgo para las escandinavas, que avanzaron a semifinales de un mundial por segunda vez en su historia (la primera había sido en Alemania 2017).

 

Suecia enfrentará ahora a Francia, que llega a esta instancia luego de haber superado con claridad a Chequia en Trondheim y que alcanzan las semifinales por segunda vez consecutiva.

 

Dinamarca 26-24 Montenegro


En el segundo encuentro de la jornada en el Jyske Bank Boxen de Herning, el conjunto local superó por 26-24 a Montenegro, aunque no sin sufrir. Dinamarca comenzó el partido mejor, apoyada por su público (11.031 espectadores), que pasó por todas las emociones posibles durante los 60 minutos.

 

Desde temprano, Sandra Toft comenzó a erigirse como una de las figuras del encuentro. Varios de los goles de Dinamarca se gestaron a través de alguna de sus paradas, que al final del encuentro fueron un total de 16 sobre 39; un 41% de eficacia que la llevó a ser electa como mejor jugadora del partido.

 

La tenacidad de Montenegro fue uno de los factores que le permitieron mantenerse en partido e incluso ponerse el frente en más de una ocasión durante la primera parte, pero la poca rotación, como mencionaría Louise Vinter-Burgaard, terminó por castigar a las balcánicas: “Creo que en general pudimos hacer el partido duro que buscábamos, sabíamos que no jugaban con tantas jugadoras, así que sabíamos que si podíamos hacer el partido duro podríamos tener mejor resto físico sobre el final”.

 

Al entretiempo, el marcador era 13-10 en favor de Dinamarca, que recién en la segunda parte podría despegarse más en el tablero. La diferencia llegó a ser de +7 para las escandinavas en apenas 8 minutos del complemento (20-13), pero si hay algo que caracteriza a las conducidas por Bojana Popović es el espíritu de lucha que también remarcó Vinter-Burgaard. A falta de 8 minutos y medio para el final del partido, Montenegro consiguió ponerse apenas a dos goles de distancia (22-20), pero el equipo conducido por Jesper Jensen no flaqueó. Anne Mette Hansen y Emma Friis, que fueron las máximas goleadoras del conjunto local (ambas convirtieron 5/7), pusieron el 24-20 a poco más de cinco minutos para el cierre y de alguna manera empezaron a cerrar el encuentro.

 

“Creo que el público es como nuestra octava jugadora en la cancha, en cada partido han aumentado la intensidad y espero que hagan volar el techo en las semifinales. El público lo hizo muy bien, estuvieron increíbles”, comentó la lateral zurda una vez finalizado el encuentro. Y es que en un partido que estuvo caliente casi de principio a fin, los aficionados, que a falta de varios minutos comenzaron a ponerse de pie y a dificultar la visión desde la tribuna de prensa, jugaron un papel importante.

 

Montenegro, que nunca parece intimidada por la ecuación entre la diferencia de gol y los minutos restantes en el marcador, nunca bajó los brazos, y a dos minutos y medio del final se puso 25-23 con un gol de contragolpe de Dijana Mugoša. El estadio quedó en silencio, pero una exclusión a Itana Grbić por un festejo exacerbado en el banco (señalado por uno de los delegados del partido) dejó a las balcánicas con una jugadora (clave) menos en un momento que pudo haber sido bisagra.

 

A falta de poco más de un minuto Kristina Jørgensen marcó el 26-23, con arco vacío, que provocó el delirio de los hinchas daneses que ahora sí veían claro el triunfo de su equipo. Las tribunas de prensa del Jyske Bank Boxen se movieron (literalmente) al ritmo de los locales, que minutos más tarde aplaudieron al equipo por el pase a semifinales.

 

Dinamarca llega a meterse entre los cuatro mejores equipos del mundial por décima vez en su historia. Esta vez, en casa, irán en busca de su segundo oro en mundiales; 26 años después del obtenido en Alemania 1997.

 

Consultada sobre qué es lo que le pudo haber faltado a Dinamarca para finalmente llevarse un título en los últimos años, Vinter-Burgaard expresó: “Creo que hablamos mucho acerca de ser clínicas en los últimos minutos y de poder cerrar los partidos cuando tenemos la oportunidad; va a ser duro ante un equipo como el de Noruega, porque también ellas saben cuándo golpear. Pero creo que, si podemos conseguir jugar simple pero agresivo, tener variaciones y algo de creatividad, creo que tenemos una buena oportunidad”.

 

¿Será mañana el día en el que Dinamarca vuelva a ganarle a Noruega para conseguir un lugar en la final? ¿O serán las otras anfitrionas las que se impongan, como hace un año en el EHF Euro en Eslovenia?

 

Mañana, desde las 11:30 (hora local) habrá acción en el Jyske Bank Boxen. Alemania se enfrentará a Chequia por los puestos 5º al 8º y Montenegro y Países Bajos harán lo propio desde las 14:30. Las posiciones finales en este torneo serán determinantes para la definición de las plazas en los tres torneos preolímpicos que se disputarán en el mes de abril.

 

Las semifinales se disputarán desde las 17:30, comenzando por el encuentro entre Dinamarca y Noruega, y finalizando con el choque entre Suecia y Francia a partir de las 21:00.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page