Presente y futuro que se escribe con zurda


"Sale en blanco y negro", bromeó Mendoza. "Somos el yin y el yang", agregó Cavo.

La histórica participación de Argentina en este 25º mundial femenino de handball llega hoy a su fin con el último partido de la main round, a la que el equipo clasificó por primera vez. Con el inédito triunfo ante Austria en la fase de grupos, más la esperada victoria ante China, La Garra consiguió acceder a la siguiente instancia de un torneo ecuménico por primera vez en 11 participaciones, y lo hizo arrastrando los dos puntos obtenidos ante las europeas.


Las derrotas sufridas en la segunda fase ante Croacia y Brasil dejaron buenas sensaciones tanto en el equipo como en los seguidores, pero para las conducidas por Eduardo Gallardo ya no se conforman con las buenas impresiones, porque está instalada en el grupo la idea de que están preparadas para dar el siguiente paso, que es el de empezar a ganar los partidos que antes se hacían inalcanzables.


Inalcanzables como cuando hace una década Malena Cavo, presente y futuro de La Garra, veía por primera vez en televisión a su selección. Luciana Mendoza, que jugaba su segundo mundial adulto (Brasil 2011), ya destacaba en un equipo que la tendría casi como única protagonista en ese lado derecho del ataque hasta la aparición de la ‘Colo’, que confiesa entre risas: “¿Y qué no le voy a copiar? La finta de brazo la saqué de algún lado”.


Hoy Mendoza y Cavo son uno de los puntos fuertes de un equipo que se ha destacado en este mundial justamente por su calidad de equipo. Playmaker | Women’s Handball conversó con las zurdas, que anticiparon el último partido del campeonato ante Japón, hablaron del cambio de mentalidad del grupo y de la sinergia que tienen a la hora de compartir el puesto.


Playmaker: ¿Cómo se encuentran físicamente y cómo llegan a este último partido? Porque la exigencia hasta ahora fue alta.


Luciana Mendoza: Cansadas, obviamente. Porque creo que nuestro estilo de juego es un poco ir al contacto, y estuvimos jugando bastante en defensa, que tal vez en nuestros clubes jugamos más haciendo el cambio defensa-ataque o marcamos de exteriores, y es diferente. Cansadas pero contentas porque como decía la otra vez, cuando no está una está la otra y podemos rotar, y sabés que tenés que dar todo en ese momento, si no la otra te va a dar aire y eso da mucha tranquilidad.


Malena Cavo: Estamos cansadas, sí, son muchos partidos seguidos, hubo mucho contacto contra equipos duros. Sin dudas, igual, cuando arranca el partido la adrenalina te hace olvidar un poco del cansancio que tenés y solamente pensás en el partido. Y con Lu nos complementamos muy bien y eso está bueno porque potencia mucho una posición que le puede dar muchos recursos al equipo y mientras más podamos ayudar, vamos a estar siempre al pie del cañón.


PM: Y justo el último partido que queda pareciera ser en el que más hay que correr, ¿no?


LM: (risas) Sí, creo que justamente también por eso el entrenamiento de hoy fue más tranquilo, porque necesitamos estar al 100% todas y vamos a necesitar al colectivo. Japón es un equipo que en el ataque juega muy colectivo, creo que es el equipo más completo en cuanto a variedad de jugadoras, en ataque no sabés con qué va a salir y tienen una defensa muy dinámica, entonces si no estamos enganchadas 100% creo que se va a demostrar más que nunca que no vamos a poder ganar un partido con individualidades.


MC: Pienso lo mismo, y yo lo que rescato de Japón es que no hay ninguna jugadora estrella, sino que todas aportan de la misma forma, sean titulares o suplentes, por eso también pueden jugar tanto tiempo con esa intensidad, porque si no sería imposible que lo sostuvieran así durante 60’. Creo que va a ser un partido de correr mucho, de pensar y de cuidar mucho la pelota, porque tanta intensidad en el equipo contrario también provoca que vos te alteres o tengas ansiedad, entonces tenemos que saber cuándo correr y cuándo no, cuándo aprovechar cada momento, y sin dudas lo queremos ganar para terminar bien el mundial.


PM: ¿Creen que como grupo necesitan un resultado para de alguna manera validar todo lo que estuvieron haciendo? Porque imagino que las sensaciones que tienen son muy buenas, pero como que están esperando ese resultado también.


LM: Sí, tenemos sensaciones buenas, pero no las llegás a disfrutar. Porque es como que ya no tenés ganas de hacer buenos partidos nada más, ya no queremos más las felicitaciones “porque aguantamos tantos minutos”, “porque demostramos calidad” y eso. Que está buenísimo, lo agradecemos un montón y nosotras lo sabemos también, incluso entre nosotras lo hablamos. Pero necesitamos resultados. Pero más que nada por nosotras mismas, eh, no tenemos que demostrarle nada a nadie; nosotras sabemos el proceso y lo que venimos viviendo como equipo, entonces creo que lo merecemos por nosotras mismas.


MC: Yo en eso concuerdo con Lu. Hay mucho por detrás de cada resultado y sin dudas me parece super importante terminar ganando como para poder cerrar bien el mundial y por más de que no nos haya ido bien en los resultados, es un mundial buenísimo. Yo estoy muy contenta de poder vivirlo y de ver al equipo en este nivel, y ganar contra Japón sería como ponerle la frutillita al postre como para poder cerrarlo bien e irnos con mejores sensaciones de las que ya tenemos.


PM: ¿Cómo fueron construyendo la confianza a lo largo de este mundial?


LM: Creo que en realidad esto se viene construyendo hace años. O sea, es difícil proponerte de un día para el otro que vas a ganar. Creo que empezó un trabajo cuando empezamos con el coaching, de empezar a plantearnos ¿por qué no cambiar esos pensamientos que tenemos?, ¿por qué no pensar que podemos? Sobre todo las más grandes, que veníamos arrastrando situaciones en mundiales en las que ya te esperabas que pasaran esas cosas. Entonces creo que se empezó desde ahí, desde el pensamiento, y empezamos a trabajar esas situaciones. Creo que mentalmente se pueden lograr muchas cosas empezando desde ahí, y pasito a pasito ir buscando evidencias en el juego, en los torneos que tuviéramos y empezar a agarrarte de esas sensaciones para creer que realmente podemos.


MC: Creo que la mentalidad que tenemos en este torneo es clave. Realmente a cada partido que entramos, lo hacemos con la confianza de poder ganar sin importar el rival que sea, más que nada tampoco pensamos en contra quién jugamos, sino en quiénes somos, qué podemos hacer, cuál es nuestro fuerte, creo que es un trabajo que venimos llevando hace tiempo. En mi caso es mi segundo mundial, por eso creo que tampoco viví eso de perder por muchos goles o entrar en partidos en los que sabés que estás dos goles abajo y sabés que se vienen cinco más, porque Japón 2019 no creo que haya sido un mal mundial. Por eso si lo comparo con el mundial anterior, creo que la mentalidad esa hoy ya no existe, eso me pone contenta. Creo que también esto es escalón a escalón. El primero era jugar a nivel todos los partidos posibles, el mayor tiempo posible; y ahora queremos saltar al otro que es obtener un resultado, terminar bien ganando contra Japón y esperando cada vez crecer más.



PM: Esa mentalidad que mencionan que cambiaron es la que ahora les permite salir a ganar los partidos y no pensar en perder por menos de equis cantidad de goles, ¿no? Hoy se van tristes o enojadas por haber perdido por 6 con Croacia, porque sabían que podían que podrían haberlo ganado.


LM: Claro, y nadie dice que no pueda pasar. Hay equipos con los que no nos cruzamos en este mundial, y que si jugáramos contra ellos seguramente los perderíamos por más de 10 goles, es nuestra realidad. Justo ayer Antonela (Mena) me mandó unas fotos de cuando jugamos contra Croacia en Brasil 2011. Bueno, no sé por cuántos miles de goles perdimos, pero es como que de repente te acordás de esas cosas y te quedás pensando. Porque hoy de verdad nos estamos planteando salir a ganar, y con un buen handball, haciendo cosas lindas. Y creo que lo mejor que tuvimos es que siempre nos miramos a nosotras mismas. O sea, si bien obviamente mirás a los rivales, nos hicimos fuertes en base a nosotras, desde adentro hacia afuera; después el resultado va a ser una consecuencia, pero no podemos dejar de festejar cada defensa, de festejar cada ataque. Somos Argentina, o sea, vamos a festejar todo porque todo viene con el triple de esfuerzo que el de otros países.


PM: Quería preguntarles a una sobre la otra. Malena, comentaste en algún momento que admirabas mucho a Luciana, ¿creés que fuiste tomando cosas de su juego? ¿Cómo es jugar hoy con ella?


MC: Yo a Lu la veo desde chiquita, el primer partido que vi fue hace muchísimo, todavía estaba Silvana Totolo, de la que también era fan, fan. Lo vi en la casa de mi abuela, me acuerdo, antes de ir a entrenar (risas). La verdad es que la admiro mucho, ella ya lo sabe, se lo dije mil quinientas veces; no sólo por el juego sino también por la personalidad que tiene y por cómo también me abrió las puertas del puesto y me dio siempre una mano, que para mí es súper importante. Gracias a ella siento que puedo estar suelta y con confianza. ¿Y qué no le voy a copiar? La finta de brazo la saqué de algún lado, en algún lado la estuve buscando (risas). Pero estoy muy contenta de compartir puesto con ella y la admiro mucho.


PM: A vos Luciana te preguntaron en una conferencia de prensa por tu “heredera”, ¿qué podés comentar sobre Malena?


LM: Sí, me dijeron la veterana también (risas), pero me hago cargo. Y como dije entonces, creo que Malena es muy joven, que va a poder llegar hasta donde ella se proponga, que realmente tiene muchos recursos. Hoy en día está en el mejor equipo de España, jugando competencias muy fuertes. Tiene actitud, tiene ganas, es fanática del handball, decidió irse y jugársela toda, con lo difícil que es, con lo sensible que es ella también, que se le nota. Tomó un paso muy importante y creo que si puede atravesar todas esas circunstancias que conllevan el estar afuera, realmente va a poder llegar hasta donde ella quiera porque es una jugadora muy completa. Juega para ella, juega para las demás, tiene buena finta de brazo, asiste, penetra…


PM: ¿Ves algo tuyo en ella?


LM: No, para mí es muy rápida (risas). Pero creo que veo eso de encarar y no reflexionar ni siquiera a quién vamos a encarar. Es como que decís “uy, pero Colo, justo estás yendo a meterte ahí” (risas). Quizás yo ya no tengo ese estilo de juego porque físicamente ya no estoy para eso, pero sí veo esa inconsciencia de decir “le fue a jugar a la más grande y encima hizo cualquier cosa, pero bien”, o sea, estás haciendo cualquiera, pero lindo (risas). Por esa parte sí, la inconsciencia, las ganas.



PM: Luciana, vos sos parte de una generación que perdía los partidos por 15 o 20 goles, hoy formas parte de un grupo que ya busca ganar esos partidos. ¿Cómo ves el futuro de La Garra teniendo en cuenta también a las jugadoras que vienen por detrás? Viendo que, por ejemplo, las juniors se consagraron campeonas en los Juegos Sudamericanos en Cali.


LM: Vimos los partidos de Cali, nos quedamos despiertas hasta las 3 de la mañana viéndolos y me encantó. Me encantó la calidad de las jugadoras, cómo distribuían el balón, la fluidez del juego, me gustó ver a lo que se juega; creo que se logró que se busque jugar colectivamente. Antes era empezar los mundiales y saber que íbamos a perder por 20 goles, pero también estábamos en otro momento, obviamente. Capaz caíamos a los 15’ del primer tiempo y no lo podíamos revertir, era correr todo el tiempo, atacar y replegar, y perder la pelota y replegar. Creo que hoy en día, aunque nos crucemos con los mejores equipos, no nos pasaría lo mismo. Siento que estamos sabiendo administrar más el partido a nuestro ritmo, a nuestro juego. Obviamente no somos como esos equipos, ni vamos a jugar como ellos, pero tenemos una identidad, estamos en la cancha presentes, como nosotras. Y eso creo que es lo que se viene; incluso cuando las ví jugar a las chicas en Cali, creo que tienen un estilo de juego que va, hay una identidad y además, ni hablar de la cantidad de jugadoras que hay ahora jugando en el exterior. Cuando con Manu (Pizzo) nos habíamos ido a jugar a Brasil, antes de venir a Europa, éramos tres. En el 2015, éramos tres jugando afuera y hoy no ya no sé qué cantidad hay, ya son muchísimas, y eso a la larga va a dar sus frutos, estoy recontra segura.


PM: Y vos sos en parte responsable por esto, ¿no?


LM: Sí, y nosotras felices de que eso haya servido también para que otras se animaran y se fueran a jugar al exterior.


MC: Y creo que ustedes también nos dieron la visibilidad en Europa, para mí ustedes nos abrieron las puertas. Por el hecho también de que fichen a jugadoras argentinas y que sepan que van a rendir bien, en la liga que estén, y que no por jugar en Argentina no van a poder estar al nivel de cualquier competencia.


Desde las 15:30 (hora local), La Garra saldrá por última vez a la pista del Palacio de Deportes de Torrevieja para enfrentar a Japón, en el que podría ser el último partido de Mendoza en un mundial, y en el que el equipo esperará poder llevarse un triunfo para coronar un mundial que ya es inolvidable.

70 visualizaciones