• Playmaker

Brest Bretagne Handball y Vipers Kristiansand van por su primer título de Europa

El conjunto francés, debutante en DELO EHF Final 4, superó en la definición por penales al campeón defensor, Győri Audi ETO KC, y se hizo un lugar en la gran final de mañana. Vipers Kristiansand, en su segunda participación en este certamen final, venció a CSKA y también estará en la definición. Ambos finalistas buscan el primer título continental de su historia.


Győri Audi ETO KC 25:27 Brest Bretagne Handball (20-20, 23-23)


En la previa a esta semifinal, no hubo nadie que no trajera a colación los últimos cuatro encuentros entre Brest Bretagne Handball y Győri Audi ETO KC, después de todo, tres de ellos terminaron en empate, sólo uno fue victoria para las húngaras, apenas por un gol. ¿Quién podía descartar una nueva igualdad en este enfrentamiento?


El partido comenzó lleno de tensión, con varios errores de manejo y defensas por ratos desprolijas. El conjunto húngaro no estuvo acertado desde el comienzo y las francesas, que no parecieron sentir la presión de estar debutando en un DELO EHF Final 4, supieron aprovechar ese comienzo errático por parte de sus rivales. La máxima goleadora del campeonato, Ana Gros (lleva 127 luego del partido de hoy), había comentado en el podcast de Playmaker | Women's Handball: “Creo que esto es lo más importante, que no tendremos miedo de ganar si estamos cerca en el marcador, espero, creo en nosotras y sé que daremos lo mejor y jugaremos de la mejor manera que podamos”. Esa pareció ser la esencia del partido de hoy, aunque terminara resolviéndose en una definición por penales, la primera en instancia de semifinales de un DELO EHF Final 4.


Brest fue mejor en varios de los aspectos del partido, empezó jugando con precisión, encontrando el gol con los lanzamientos exteriores de Gros y Đurđina Jauković, pero también aprovechando la buena movilidad de Slađana Pop-Lazić en los seis metros. Mientras tanto, Győr luchaba ante la fuerte defensa bretona, pero también ante sus propios errores e imprecisiones. Las extremos no estuvieron en su mejor día y las claras oportunidades de anotación terminaron mayormente en los palos, fuera del arco o en las manos de una formidable Cléopatre Darleux, que llegó a tener picos de más de 43% de paradas durante el encuentro.


Las conducidas por Laurent Bezeau llegaron al entretiempo dominando en el marcador (8-11), dejando a sus rivales por debajo de los dos dígitos, un hecho sin dudas extraño para las campeonas defensoras. Las intervenciones de Darleux bajo los tres palos fueron uno de los mayores inconvenientes con los que se topó el Győri Audi ETO KC, pero también lo fue el bloqueo en la zona central conformado por la dupla balcánica Pop-Lazić - Jauković.


En el complemento, las dirigidas por Ambros Martin consiguieron recuperarse y reponerse de una primera mitad que había dejado una imagen preocupante, en gran parte gracias a la enorme actuación de Silje Solberg, que fue quien defendió los tres palos durante toda la segunda parte. Tras el 11-15 decretado por Gros, que llegaba a su sexto gol en el partido, comenzó una remontada que le devolvió las esperanzas a los aficionados húngaros que se hicieron sentir en el Papp László Budapest Sportaréna. Un parcial de 4-0 puso el empate en el marcador (15-15) y forzó a Bezeau a solicitar un TO. Desde los 7 metros, Anita Görbicz, que hasta el momento no había convertido desde su posición, marcó su primer tanto para poner a su equipo al frente por primera vez desde el 4-3 a los 9’ del primer tiempo (16-15).


Todo hacía suponer que, entrando en esos últimos 10’ de partido, las húngaras harían valer toda su experiencia en este tipo de definiciones, y en cierto modo sucedió; consiguieron una ventaja de dos goles, por primera vez en el encuentro (17-15) y los ánimos parecieron cambiar. Pero las francesas volvieron a ponerse en partido. Dos veces. Porque a falta de dos minutos para el cierre, Stine Oftedal marcó el 20-18; lejos de desesperarse las de Bezeau consiguieron descontar a través de Pop- Lazić.


Tras un último TO pedido por el técnico español, a falta de menos de un minuto para el pitido final, el conjunto de verde consiguió un penal tras una falta sobre Eduarda Amorim. Görbicz se paró frente a Sandra Toft para conseguir, en 29:14, pasar al frente por dos goles. Pero la danesa, que había ingresado en el segundo tiempo y tuvo intervenciones importantes que mantuvieron a su equipo en partido hasta el final, le detuvo el lanzamiento a la estrella húngara. La última posesión estuvo en manos de las bretonas, que jugaron los últimos dos minutos en superioridad numérica y que a través de Jauković empataron el encuentro forzando el tiempo extra.


La paridad se mantuvo en los primeros 5’ en los que el encuentro terminó 22-22. Y lo mismo sucedería en los minutos finales en los que sólo se convertirían dos goles. El cierre estuvo nuevamente en manos del Győri Audi ETO KC, que tuvo su último lanzamiento a pocos segundos del final; Estelle Nze Minko consiguió penetrar desde el sector derecho, pero Toft detuvo el lanzamiento y le ahogó el festejo a las locales.


Tras algunos momentos de confusión, en los que muchos pensamos que el partido iría a un nuevo tiempo extra, como siempre ha sucedido en el pasado, los equipos se alistaron en mitad de cancha y entonces supimos que la definición llegaría con lanzamientos desde los 7 metros, por primera vez en una semifinal y apenas la segunda vez en total tras la histórica victoria de CSM Bucuresti sobre…sí, Győri Audi ETO KC, en la final del EHF Final 4 2015/16.


Laura Glauser, que no había ingresado en los 70 minutos de partido, detuvo el primer lanzamiento nada menos que a Ana Gros, quien había tenido un gran desempeño en el partido. Veronica Kristiansen, que había convertido en 8 oportunidades y no había fallado desde los 7 metros, erró el suyo y la serie empezó 0-0. Alice Toublanc y Görbicz pusieron el 24-24. Kalidiatou Niakaté, una de las jugadoras que más recientemente hizo su regreso a las pistas tras haber estado lesionada, puso al equipo francés por delante (24-25). Darleux se encargó de parar el lanzamiento de su compatriota Nze Minko y ahora la serie quedaba a favor de las bretonas.


Jauković y Oftedal firmaron el 25-26 y el último lanzamiento quedó a cargo de Isabelle Gulldén, la misma que en aquella final en 2016, vistiendo la camiseta del conjunto rumano, fue una de las máximas protagonistas y se convirtió en la máxima goleadora en una final de EHF Final 4 con 15 tantos. La sueca colocó el disparo arriba, en el ángulo izquierdo de Amandine Leynaud y decretó el pase a la final del equipo en el que disputa su última temporada antes de partir hacia Vipers Kristiansand, a quienes mañana tendrá como rivales en la esperada definición por el título de la DELO EHF Champions League.


“Estoy muy feliz, muy feliz, este es un sueño para mí y para cualquier jugadora de handball. Estoy muy orgulloso de mis jugadoras, que son fantásticas. Este partido fue muy, muy difícil y terminar así es fantástico, creo que todavía no caigo”, es lo que consiguió decir en la conferencia de prensa Laurent Bezeau, que también está transitando su última temporada en el equipo francés. Por su parte, una sonriente Gulldén expresó: “Siento que este partido realmente pudo ser para cualquiera. Fue un partido muy duro y ganar así es lo mejor, simplemente estoy feliz de que hayamos sido nosotras quienes nos llevamos el triunfo”.


Consultados acerca de si el factor decisivo de hoy fue el hecho de haber perdido el miedo a ganar, como comentó Gros en el último episodio de nuestro podcast, la central sueca reflexionó: “Todos los partidos contra Győr terminan en empate (risas), pero como dije antes, el de hoy realmente pudo ser para cualquiera de los dos. Siento que tal vez tuvimos un poco la ventaja en el primer tiempo, pero en el segundo tiempo ellas estuvieron al frente. Al final creo que fue estuvo balanceado y sólo estoy feliz por habérnoslo llevado”. Por su parte, Bezeau dijo: “No tuvimos miedo da ganar antes, simplemente ahora llevamos una dinámica positiva desde hace algunas semanas y creo que hoy tuvimos mucha confianza y el equipo creyó en sí mismo. Hoy queríamos ganar este partido para terminar la temporada de esta manera”.


En el lado opuesto de la alegría desbordada del conjunto francés, Nze Minko hizo lo posible por contener el llanto en la zona mixta. “Desde el principio del partido no jugamos como solemos hacerlo, pero es un Final4, estimo que es algo normal que falláramos en algunas cosas en el inicio del partido, no sé”, comenzó. “Creo que ambos equipos estuvimos fuertes en defensa hoy, pero hoy fallamos más en ataque. Siento que el primer tiempo en este tipo de competencias siempre puede ser así, al principio creo que ellas también estaban llevando las cosas un poco más lentas, como que intentábamos ver cómo reaccionaba el otro equipo y tomó un tiempo hasta que entramos en ritmo de partido. En ese sentido, creo que el segundo tiempo fue bastante mejor por parte de los dos”, explicó la jugadora francesa, una de las pocas jugadoras del conjunto húngaro que está viviendo su primer DELO EHF Final 4.



Vipers Kristiansand 33:30 CSKA


No es esta la primera ocasión en la que el Vipers Kristiansand se planta en la Final 4 de la DELO EHF Champions League, pero sí es una ocasión completamente distinta la que están viviendo las noruegas hoy mismo. Mañana (18:00h CEST) disputarán la gran final ante el Brest Bretagne por haber vencido hoy al CSKA (33:30) en la segunda semifinal y será una oportunidad de oro para hacer historia sobre la pista del Papp László Budapest Sportaréna.


No es la primera, sino que es la segunda vez que el equipo nórdico llega hasta la última fase del torneo más importante de clubes a nivel europeo. Se estrenaron hace dos años, en la última edición que ha habido (recordemos que el año pasado se canceló por la pandemia del Covid-19), pero por aquel entonces las escandinavas llegaban a Budapest totalmente inexpertas en cuanto a lo colectivo. Sí, contaban entre otras con la experiencia de Katrine Lunde, una de las máximas leyendas de este deporte, pero justamente ella sufría la peor de las suertes en aquella ocasión puesto que terminó lesionándose gravemente de la rodilla en el partido por el bronce ante el Metz.


Tal y como la propia Lunde contaba en el podcast de Playmaker | Women’s Handball, ganar el título de la EHF Champions League con el Vipers Kristiansand sería todo un sueño y un reto “muy especial” puesto que se trata del primer club en el que la arquera jugó de forma profesional en su larga y exitosa carrera, así que sí, dos años después de su debut en Budapest el conjunto noruego no sólo ha llegado renovado, sino con las miras apuntando muy alto.


Sin duda la incorporación de jugadoras tan importantes como Nora Mørk y Heidi Løke (5 goles hoy cada una) ha supuesto un salto para el equipo, que suma así no sólo calidad sino experiencia y galones. Pero quizás no sea tanto esa la buena noticia para Vipers sino el innegable golpe en la mesa que ha dado su joven promesa, que ya no lo es tanto sino más bien un presente, Henny Reistad. La noruega ha sido hoy el arma más peligrosa para las suyas y quien ha liderado de forma clara la ofensiva del equipo ante las rusas (ha marcado 10 goles de 13 intentos), que poco más pudieron hacer por detener su avalancha de lanzamientos. Junto a ella, las aportaciones clave fueron precisamente de Lunde bajo los tres palos, que terminó con un porcentaje (35%) que no refleja realmente lo sucedido sobre la pista ni lo trascendental que llegó a ser por momentos. Especialmente porque la velocidad del juego imperó en todo momento y las defensas, ambas, en ocasiones brillaron por su ausencia.


El primer tercio del partido fue un intercambio de golpes por ambos lados, incluso el CSKA lideró el marcador hasta en dos ocasiones y parecía que sería quien fuese a liderar la contienda. Pero el Vipers supo frenar el ataque ruso e imponerse poco a poco en el marcador gracias a los lanzamientos de Reistad y Emilie Arntzen que, junto a Løke, consiguieron endosar un parcial de 5-0 en apenas cuatro minutos. A partir de ahí el equipo noruego fue aumentando su ventaja y al vestuario se marchaban con un significativo 18:12 en el luminoso.


Una distancia que no pudieron remontar las rusas en la reanudación a pesar del cambio táctico propuesto por su entrenadora, Olga Akopyan. De hecho, tal y como ella misma relataba al finalizar el encuentro, las rusas variaron el sistema defensivo para frenar el ataque rival y ciertamente les fue mejor con el 5:1 propuesto, pero no les bastó: “Hemos conseguido recortar varios goles en la segunda mitad gracias a cambiar la defensa, pero no hemos tenido ni el tiempo ni claramente el poder suficiente para remontar”, asumía la técnica rusa en conferencia de prensa. Ni el acierto de cara a portería de Polina Vedekhina, que marcó 7 en el día de hoy, ni las internadas de Ekaterina Ilina en la segunda mitad, ni los lanzamientos exteriores propuestos sirvieron para evitar que Vipers Kristiansand se llevara la victoria y por consiguiente se hiciera hueco en la gran final de mañana.


Flash quotes:


Emilie Arntzen: "Creo que va a ser muy duro mañana para los dos equipos por igual. Ellas (Brest) han jugado más minutos, pero nosotras hemos jugado el partido más tarde (lo que supone tener menos tiempo para recuperar), por lo tanto creo que será un partido duro para todas. Estoy muy orgullosa de mi equipo por haber conseguido llegar hasta la final".


Polina Vedekhina: "Para ser sincera, después de un partido tan duro como el que hemos jugado, lo único en lo que pienso ahora mismo es en descansar y en recuperarnos. Mañana por la mañana nos pondremos en modo competición nuevamente y estoy segura de que encontraremos la manera de sacar fuerzas extra para tratar de ganar".



Mañana desde las 15:15 (CET), Győri Audi ETO KC y CSKA se enfrentarán en el partido por el tercer puesto y la medalla de bronce. Es apenas la segunda vez que el equipo húngaro no llega a la final de esta competencia desde su primera edición en la temporada 2013/14. Por su parte, Brest Bretagne Handball disputará el partido definitorio ante Vipers Kristiansand en su primera participación en este certamen. ¿Quiénes serán las nuevas campeonas de Europa?